‘Campos de sueño’

Anoche soñé que soñaba y, al despertar, sentí que no había despertado del todo. Quise alejar esa terrible sensación de mi lado y volver a dormir, pero cada vez que cerraba los ojos, me preguntaba de qué sueño había despertado. ¿Del real o del soñado? ¿Era yo, acaso, el que soñaba o era, en realidad, el personaje del sueño de otro? En algún momento de la noche volví a quedarme dormido y, entonces, soñé que soñaba.

Copyright © 2019 Verónica García-Peña

Sigue leyendo “‘Campos de sueño’”

Crear poesía dadaísta

Desde ‘ConfinArte’ me pidieron una colaboración, me animé, e hice un un vídeo muy divertido en el que os enseño a hacer poesía dadaísta para llenar estos días que aún quedan de confinamiento. Una poesía muy original y especial creada a través de las instrucciones de Tristan Tzara.

¿Os animáis? Adelante. Seguid las instrucciones y divertíos.

Cread, imaginad, soñad.

Los besos que no se dan

Beso, ósculo, pico, besuqueo, baboseo, toque, roce, contacto, caricia, mimo…

Hay muchas formas de llamar a un beso y cuantiosos tipos de ellos. Tantos como sentimientos puedan esconderse en un gesto tan pequeño y a la vez tan poderoso. Un acto henchido de tanta sinceridad que en ocasiones abruma. Besos de amor y cariño. También de compromiso y obligación. Besos de pasión y deseo, de los que se comen la boca, el sentimiento y el desánimo. Ardientes y sabrosos. O roces castos y cándidos, inocentes. Besos robados y escondidos que se dan bien con la ingenuidad de los primeros amores o con la astucia de los que tienen que permanecer en secreto, furtivos. Besos primerizos, de novato, y besos expertos no aptos para recatados. Besos de afecto entregado, de amor infinito, de ese que, dicen, mueve el mundo y eleva al hombre. Besos, en definitiva, sean como sean, que nos hacen libres porque no hay mayor libertad que dar un beso.

Cada una de esas caricias dice mucho de quien la da y de quien la recibe. Apunta un «te quiero», «hasta siempre», «hasta luego», «ten cuidado», «no tardes», «te echo de menos»… Y mil y un sentimientos más. También pueden no mostrar nada, aunque ese nada ya expresa mucho.

Sigue leyendo “Los besos que no se dan”

La lluvia y yo

En todas mis novelas, la lluvia está presente, sobre todo en las dos últimas. ¿Sabéis por qué? Porque tengo un recuerdo muy especial relacionado con ella que me acompaña siempre que escribo.

En invierno, cuando estudiaba en la universidad y regresaba de noche, me bajaba del autobús y el aire frío y la lluvia me golpeaban la cara. Esa sensación me decía que ya estaba en casa. Cuando escribo el tiempo que va a hacer en mis novelas, intento plasmar ese recuerdo en las páginas. Me gusta que algunos de mis personajes sientan esa emoción.

 

Día de las escritoras

Verónica García-Peña

El lunes 14 de octubre, ‘Día de las escritoras’,participé en la mesa ‘De mujeres para mujeres. Homenaje a nuestras escritoras’ organizado por El Corte Inglés y la Asociación de Escritores AEN. El acto tuvo lugar a las 19:30  en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés en  Gijón y estuve muy bien acompañada por

Fue una mesa muy interesante y entretenida en la que se habló de mujeres escritoras a las que la historia no ha dado el reconocimiento que merecen como Rosario Acuña, Robustiana Armiño, Dolores Medio, Enriqueta González y Corín Tellado. Mujeres que supieron saltarse lo que la sociedad que les tocó vivir les decía que podían o no hacer, y que han dejado un gran legado que se debe recuperar y conservar.

Ver la entrada original

‘Día de Gangas’: libros y buen ambiente