El ángel negro (Segunda parte)

Con cautela, cuatro cartas fueron giradas desvelando el misterio que ocultaban. Una a una, fueron colocadas sobre un pequeño atril correspondiente al jugador y dictaron su sentencia.

Buena o mala. Justa o injusta. Allí estaba.

Carta roja: 35-40 años

Carta amarilla: pelirroja

Carta blanca: joya

Carta negra: india

La jugada no era la mejor; no era satisfactoria. El resultado no apuntaba optimismo. Difícil de localizar.

Al ángel negro le hubiera gustado gritar, lanzar los dados contra la pared o levantar el tablero de un manotazo, pero se contuvo. Guardó su malestar, su nerviosismo y su rabia, y lo escondió en lo más profundo de su ser. No podía mostrar debilidad frente al resto de jugadores. Además, se le había ocurrido una idea. Sigue leyendo

Anuncios

Metal

Hoy me apetece jugar. ¿Y a vosotros? Hace mucho, además, que no lo hacemos.

Sé que os gusta la sección ¿Qué ves? ¿Qué imaginas? y hoy nos lo vamos a pasar muy bien jugando a adivinar qué es lo que vemos y qué es lo que imaginamos.

Mirad la siguiente imagen.

metal1

¿Qué veis?

Parece de metal. Está borroso, como si se moviera, y brilla. Es un círculo del que sobresale una especie de bola con dos orificios bastante grandes y oscuros. El metal está arañado en algunas zonas y se ve cierta vejez en otras. Se usa.

Volved a mira la imagen y, después, cerrad los ojos.

¿Qué imagináis?

Sigue leyendo

Vivir dentro y fuera de las palabras

Hoy es el típico día que uno se pone delante del ordenador y las teclas se quedan mudas. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que la cabeza está a otras cosas. Está sumida en una fantasía nueva, un proyecto que durante meses ha estado imaginando, creando y dando forma. Una nueva historia que transcurre entre bruma y lluvia, y que consume tiempo, energía y los dedos de quien os habla.

Las historias son así o, quizá, los escritores somos así. Nos metemos tanto en el nuevo mundo que creamos que, a veces, nos cuesta mucho salir de él. Los personajes, como sombras, nos acompañan a cada paso, respirando cerca, y haciéndonos partícipes de cada uno de sus movimientos. ¿Qué sería de ellos sin nosotros? ¿Qué sería de nosotros sin ellos?

Escribir1 Sigue leyendo

La satisfacción

Hoy vamos a hablar de la satisfacción, pero de la satisfacción con mayúsculas. De ésa que se siente como un cosquilleo en el estómago y te hace ir sonriendo por ahí como un bobalicón.

feliz
Sigue leyendo

El beso del genio

Sucede la aurora en un tiempo escaso de vida viendo transcurrir lentas las gotas de rocío que se evaporan, ya ausentes de alma. Y en ese tiempo extraño a mis ojos, admiro con valentía el sublime sueño de mi atardecer.

Es temprano el día y lejana la madrugada en la que mi genio se suelte y con él, mi vida, mi alma y mi cuerpo.

genio Sigue leyendo

Un ángel…

Hoy volvemos a adentrarnos en el mundo de los sueños, la fantasía y la imaginación. Hoy vamos a viajar tan sólo con cerrar los ojos. ¿Os apuntáis? Pues vamos allá.

Mirad bien la siguiente imagen.

ángel

¿Qué veis? Sigue leyendo

La magia de los cementerios

cementerio-comillas

Cementerio de Comillas (Cantabria)

Los cementerios suelen ser lugares temidos por lo que significan y representan, y también amenazadores por todas las leyendas, historias y fábulas que se les asocian. A mí, cierto temor también me producen, no os voy a engañar, pero me encantan. Los cementerios tienen una magia especial que es para mí como un imán. Me gusta pasear por ellos, ver las tumbas y los panteones, quiénes lo habitan, etc.

Puede parecer una afición descabellada, macabra y tétrica, pero nada más lejos de la realidad. Creo que en los camposantos hay magia y belleza. El arte funerario, en el que muy pocos reparan, convierte tumbas, mausoleos, criptas y panteones en verdaderas joyas de la arquitectura, la iconografía y la escultura. Además pueden ser una excelente fuente de inspiración para crear buenas historias.
Sigue leyendo

La soledad del escritor

No se trata de una queja. Simplemente es la realidad porque la soledad y el escritor son un equipo. La padece y la sufre, pero también la necesita. Incluso podríamos decir que la ama.

Cuando un escritor comienza un proyecto y se enfrenta con sus ideas y planes a una página en blanco, la soledad será su compañera en las primeras frases que emborronen ese papel, y seguirá ahí hasta el final.

Soledad
Sigue leyendo

Un lugar especial en ¿Qué ves? ¿Qué imaginas?

Tras las entradas complejas y un tanto pesimistas de semanas anteriores, ha llegado el momento de olvidar y soñar. De volver a ver una imagen, verla de verdad, y luego dejar volar nuestra imaginación. Ya os dije que la sección ¿Qué ves? ¿Qué imaginas? nos daría mucho juego.

Hoy os traigo la fotografía de un lugar especial para que nuestra mente abandone los quehaceres diarios por un momento y se marche lejos. ¿Dónde? A donde queráis porque sólo depende de vosotros el sitio elegido para viajar y perderos por un instante.

La siguiente fotografía, tomada hace un par de años, tiene mucho que ver con una cueva que está muy de moda últimamente gracias a una película de Alex de la Iglesia.

Zugarramurdi (Navarra)

Sigue leyendo

A esos maravillosos vecinos

Ya sabéis que yo en el blog os hablo de mis experiencias en el mundo de las letras, de la opinión que tengo sobre algunas novelas que leo y de todo lo que considero que puede ayudaros tanto a la hora de escribir como de leer. Pero, de vez en cuando, también escribo sobre algún otro asunto que me parece interesante o me inquieta como puede ser la educación, los cuentos clásicos, etc. Pues hoy es uno de esos días en los que os voy a hablar de esas otras cosas.

Máquina de escribir (http://mrg.bz/kEA74X)Imaginaros que estáis frente al ordenador o frente  a vuestro cuaderno (yo muchas veces sigo escribiendo a mano y luego lo paso al procesador de textos) redactando una parte importante, muy importante, de vuestra novela; en el clímax de un capítulo, cuando tenéis que relatar, por ejemplo, el modus operandi de un asesino o los pensamientos de uno de los personajes principales o, quizá, el desenlace final de la obra, y entonces:

¡¡¡Plon!!!

¿Qué será ese ruido? os preguntaréis y yo os digo, tranquilos, no es una bomba, son los vecinos. Sigue leyendo