Finalista Premio Planeta 2017 (Ampliación)

El pasado 15 de octubre quedé en cuarto lugar en el Premio Planeta 2017 con la novela La isla de las musas, presentada con el seudónimo de Ricardo Pedreira Ulloa.

A pesar de no resultar ganadora, ser finalista y obtener ese cuarto lugar en una edición en la que se han batido todos los récords de participación con 634 obras presentadas, es ya un premio. Creo que es un importante reconocimiento a la perseverancia y el trabajo. Hay que ser constantes, confiar y no darse por vencidos por difícil que se nos haga el camino o la meta se dibuje inalcanzable. Trabajo, esfuerzo y paciencia.

La isla de las musas es una novela clásica de misterio y terror sobre el amor, la culpa, la inspiración, la locura y el olvido. Una obra muy especial, diferente, que espero que muy pronto podáis tener entre las manos. Os atrapará.

Anuncios

Estructuras: La zanahoria de Big little lies.

Cuando veo una serie o una película, al igual que cuando leo un libro, no solo me fijo en la historia que se me cuenta. También lo hago en cómo se me cuenta. Imagino que vosotros hacéis lo mismo. No voy a ser yo una especie de bicho raro, ¿verdad?

La estructura, que para mí es algo así como el esqueleto que sustenta la trama, puede ser de muy diversas formas. Desde el “érase una vez” hasta el “me he perdido y no entiendo nada”, hay una gran abanico de posibilidades que resultaría casi imposible de describir, pero este verano he encontrado en algunas series recientes un maravilloso esqueleto que hace que la historia, normalmente muy buena también, no solo se sostenga sino que haga que queramos caminar a su lado sin perdernos detalle.

Antes de continuar, debo aclarar que no hay que engañarse y dejarlo todo en manos de la estructura, aunque hoy estemos hablando de su importancia vital, porque si la historia es mala, por muy bueno que sea lo que la rodea o sustenta, no hay nada que hacer. El lector o el espectador aguantará un poco más que con una estructura normal, pero al final desistirá y abandonará. Sigue leyendo

El viaje continúa

Ya estoy de vuelta. El jardín del sur está de nuevo a pleno rendimiento.

¿Qué tal os han ido las vacaciones? Espero que os lo hayáis pasado en grande, atesoréis muy buenos recuerdos de los días estivales y hayáis, claro está, leído mucho.

En esta nueva etapa que empieza, el blog seguirá fiel a su filosofía y por ello continuaremos hablando de creación, fotografía, libros, imaginación, escritura, lectura, etc. Los engranajes están en marcha y la aventura continúa. Eso sí, en un mundo hastiado de mal humor donde los expertos intransigentes crecen como las setas y los indignados ocupan mucho espacio, demasiado para mi gusto, el camino que retomamos hoy lo vamos a  recorrer con una amplia sonrisa.

No habrá espacio en el jardín para malos humos, exasperados por y con todo o  dioses petulantes. Ese tipo de personas tóxicas y colmadas siempre de negatividad, así como sus comportamientos, quedan excluidos. Yo nos los quiero y sé que vosotros tampoco, así que sonriamos y disfrutemos de las letras y su maravilloso mundo sin otro objetivo que el de aprender y divertirse.

Quedáis todos invitados a acompañarme. Os espero.

Días de fiesta

Muchos ya estaréis pensando en los días de fiesta que vienen y desde El jardín el sur os pedimos que, tanto si os vais de vacaciones como si os quedáis, tengáis siempre a mano un buen libro. Leed y disfrutad de lo que la lectura nos aporta, que es mucho. Recordad que los libros son ladrillos en el muro que conforma nuestra mente; parte de los cimientos de nuestro pensamiento.

Lo dicho. Felices días de fiesta y felices lecturas. Nos vemos a la vuelta de estas mini vacaciones.

Enlaces de la propiedad intelectual

Hoy os traigo dos enlaces interesantes, como siempre, y muy importantes para cualquier creador. Es necesario que los conozcamos y usemos, viendo los tiempos de corren de plagios, robo intelectual, etc., para proteger nuestras obras sean estas de la índole que sean.

Cuando nuestra creación está terminada y creemos que está lista para ser movida más allá de las paredes de nuestra mente y nuestra casa, os recomiendo que, antes de hacerlo, la registréis. No es obligatorio. De hecho es un proceso voluntario porque se considera que el solo hecho de su creación ya protege a la obra, pero por si las moscas (hay mucho pillo por ahí), es mejor, desde mi punto de vista, registrarla.

A continuación tenéis los enlaces a los dos principales lugares de inscripción de obras intelectuales:

  • SAFE CREATIVE: es un registro online de la propiedad intelectual para obras con derechos de autor sean estas de literatura, música, vídeo, fotografía, etc. Cuenta con un apartado gratuito de licencias que se consiguen tan solo registrándose y subiendo la obra a inscribir. A parte de las licencias gratuitas, también brinda de pago con más coberturas. Dependiendo de qué tipo de obra quieras registrar y de cómo la quieras proteger, puedes optar por unas u otras.

Sigue leyendo

Metal

Hoy me apetece jugar. ¿Y a vosotros? Hace mucho, además, que no lo hacemos.

Sé que os gusta la sección ¿Qué ves? ¿Qué imaginas? y hoy nos lo vamos a pasar muy bien jugando a adivinar qué es lo que vemos y qué es lo que imaginamos.

Mirad la siguiente imagen.

metal1

¿Qué veis?

Parece de metal. Está borroso, como si se moviera, y brilla. Es un círculo del que sobresale una especie de bola con dos orificios bastante grandes y oscuros. El metal está arañado en algunas zonas y se ve cierta vejez en otras. Se usa.

Volved a mira la imagen y, después, cerrad los ojos.

¿Qué imagináis?

Sigue leyendo

Lo que el escritor calla cuando escribe

No sé si al leer una novela, un relato o una poesía, os habréis parado a pensar alguna vez que tras las palabras escritas, hay otras que no se dicen y se ocultan al lector.

escritorEl escritor, frente a la página en blanco, con la historia en su cabeza, va, poco a poco, perfilando la trama, los personajes y los hechos, y va construyendo un mundo que para él es cercano, palmario, pero que nunca, por mucho que quiera, podrá transmitir al lector de forma completa. Puede parecer un desacierto, pero en realidad es sin otra cosa una consecuencia lógica de la construcción de una historia. Sigue leyendo

El reseñador delirante

Las reseñas literarias, en los últimos años, han sufrido una especie de mutación hacia la crítica destructiva sin compasión. Cada vez son más los que se animan con este género y reseñan libros para que otros puedan decidir si leer o no una novela, pero los hay que se olvidan del carácter didáctico, práctico y constructivo del género. Se han convertido en reseñadores delirantes en los que su persona, su prosa, su idea, su, su, su, es lo más importante y no el libro que han leído. La obra reseñada es secundaria. Un accesorio que les sirve como excusa para hablar en realidad, de sí mismos.uno-mismo

Hacer reseñas, aun a riesgo de parecer una “buenista”, desde mi punto de vista debería ser un ejercicio noble de consejo y análisis y no un lugar donde uno aprovecha para sacar fuera todo el rencor que tiene acumulado sobre este o aquel escritor o sobre una editorial en concreto. Últimamente he leído reseñas que me han dejado helada en las que lo importante no era el argumento del libro, sus personajes, la trama o la estructura. Eso quedaba relegado a la suelta incontrolada de ataques demoledores a cualquier cosa (portada, título, vida del autor, tipo de publicación, etc.), insultos soeces y llamativos descalificativos al literato y su obra. Sigue leyendo

Los renglones torcidos de Dios (Torcuato Luca de Tena)

Título: Los renglones torcidos de Dios
Autor: Torcuato Luca de Tena
Planeta (2005) Original: 1979

los-renglones-torcidos-de-diosHoy vamos a hablar de una novela clásica y muy apreciada por los amantes del thriller psicológico que recomiendo que leáis si todavía no lo habéis hecho. Se trata de Los renglones torcidos de Dios de Torcuato Luca de Tena. Es muy buena, pero mucho. De esas que te dejan un estupendo sabor de boca, te acompañan durante días y de la que, además, puedes sacar mil y un conocimientos. Una delicia.

Nada más empezar a leer, os encontrareis con el prólogo del psiquiatra Juan Antonio Vallejo-Nágera (hijo de Antonio Vallejo-Nájera, igualmente psiquiatra, y militar que dirigió los Servicios Psiquiátricos del Bando nacional durante la Guerra Civil española) también muy interesante.

Antes de contaros de qué trata Los renglones torcidos de Dios, quiero explicaros que el autor, Torcuato Luca de Tena, con la finalidad de documentarse lo mejor posible, se internó voluntariamente en una institución psiquiátrica antes de escribir la novela. Su encierro duró aproximadamente 18 días y, durante su estancia, convivió directamente con algunos enfermos mentales que le sirvieron de base para la creación de los personajes de la obra. Sigue leyendo

El banco de todos que no lo quiere ser

Este verano he registrado mi última novela. Está camino de un futuro incierto, pero espero que prometedor. Cruzo los dedos todos los días para que así sea. El caso es que esta vez, al registrar la obra, a diferencia de las anteriores, volví a casa enfadada y con la sensación de que el banco donde pagué la tasa por el trámite me había tomado el pelo.

Ya hace tiempo os expliqué cómo funciona el Registro de la Propiedad Intelectual. Todo sigue igual, salvo la forma de pago. Eso en Logroño, donde he vivido hasta hace poco (ahora resido en Gijón), ha cambiado.

Encuadernas tu novela, rellenas los formularios y te das un paseo hasta el Registro. Allí te atiende una funcionaria que te da un resguardo con el que debes ir al banco a pagar la tasa (14 euros y pico). Pasas por caja y en la entidad bancaria te dan un justificante con el que vuelves al Registro. Listo. Tu novela está reconocida y al cabo de un mes, más o menos, te llegará a casa la carta oficial en la que se te dice que todo está correcto.  Sencillo, ¿verdad? Pues no. Esta vez no lo fue.

Todo transcurrió normal, como siempre, hasta que llegó la hora de pagar. En Logroño funcionan con Bankia, el banco de todos. Con el resguardo de pago, me crucé media ciudad, porque el abono se hace en su sede central, hasta llegar a las puertas del saneado banco español. Tras preguntar a unos cuantos empleados, llegué a la máquina expendedora de citas, porque ahora ir al banco es como ir al supermercado, y esperé mi turno. Cuando llegó, pedí hacer el ingreso y ahí, la oscuridad, como en el anuncio, se cernió sobre mí.

bankia_logo Sigue leyendo