Adictos al odio

Odio: antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea.

Ahora, tras leer la definición de odio que da la RAE, me gustaría pediros que echéis un vistazo a vuestras redes sociales (Facebook, Twitter, etc.) y a los comentarios de usuarios en los distintos medios de comunicación o en las plataformas de ventas. ¿Qué veis? ¿Qué es lo que se respira?

Yo veo una sociedad adicta al exceso y, también, adicta al odio. Leo irreflexión, resentimiento y desprecio. Eso es lo que veo, leo y siento.

Da igual el tema del que se trate, la fotografía que se cuelgue o la opinión primera que se exponga, el resultado, muchas veces, demasiadas, es el mismo. Un millón de comentarios dañinos que rezuman resentimiento hacia no se sabe muy bien qué o quién. Veo una sociedad hastiada de sí misma y aburrida que busca la aprobación de otros y que daña, sin miramientos, acostumbrada al insulto y el argumento fácil, a todo aquel que piense diferente.

Odio. Es una palabra compleja que no se puede usar a la ligera, lo sé, pero la siento, la leo y la veo reflejada en muchas afirmaciones de usuarios que toman al que piensa diferente como enemigo. Hacen del espacio virtual su campo de batalla donde luchan a vida o muerte porque su opinión, su comentario, su idea, su juicio y veredicto sea el predominante y el que todos alaben. Sigue leyendo

Enlaces de la propiedad intelectual

Hoy os traigo dos enlaces interesantes, como siempre, y muy importantes para cualquier creador. Es necesario que los conozcamos y usemos, viendo los tiempos de corren de plagios, robo intelectual, etc., para proteger nuestras obras sean estas de la índole que sean.

Cuando nuestra creación está terminada y creemos que está lista para ser movida más allá de las paredes de nuestra mente y nuestra casa, os recomiendo que, antes de hacerlo, la registréis. No es obligatorio. De hecho es un proceso voluntario porque se considera que el solo hecho de su creación ya protege a la obra, pero por si las moscas (hay mucho pillo por ahí), es mejor, desde mi punto de vista, registrarla.

A continuación tenéis los enlaces a los dos principales lugares de inscripción de obras intelectuales:

  • SAFE CREATIVE: es un registro online de la propiedad intelectual para obras con derechos de autor sean estas de literatura, música, vídeo, fotografía, etc. Cuenta con un apartado gratuito de licencias que se consiguen tan solo registrándose y subiendo la obra a inscribir. A parte de las licencias gratuitas, también brinda de pago con más coberturas. Dependiendo de qué tipo de obra quieras registrar y de cómo la quieras proteger, puedes optar por unas u otras.

Sigue leyendo

El ángel negro (Segunda parte)

Con cautela, cuatro cartas fueron giradas desvelando el misterio que ocultaban. Una a una, fueron colocadas sobre un pequeño atril correspondiente al jugador y dictaron su sentencia.

Buena o mala. Justa o injusta. Allí estaba.

Carta roja: 35-40 años

Carta amarilla: pelirroja

Carta blanca: joya

Carta negra: india

La jugada no era la mejor; no era satisfactoria. El resultado no apuntaba optimismo. Difícil de localizar.

Al ángel negro le hubiera gustado gritar, lanzar los dados contra la pared o levantar el tablero de un manotazo, pero se contuvo. Guardó su malestar, su nerviosismo y su rabia, y lo escondió en lo más profundo de su ser. No podía mostrar debilidad frente al resto de jugadores. Además, se le había ocurrido una idea. Sigue leyendo

El ángel negro (Primera parte)

Los cuatro dados, dos azules, uno blanco y otro negro, con sus aristas redondeadas y tras un soplido irracional de pedida de suerte, como si el lugar fuera un casino, rebotaron con calma sobre el tablero. Giraron varias veces sobre sí mismos ante la expectación de los presentes, solo cinco personas pues no era un juego apto para débiles de corazón o de mente. No se permitía la duda o la vacilación. Tampoco el abandono.dados

Los dados rodaron hasta acabar, por fin, mostrando el destino a su lanzador. Los azules marcaron seis y dos. El blanco indicó uno y el negro, cuatro. Esos eran los números a avanzar por las tres diferentes y dispares líneas de casillas del tablero. Tres curvadas y tortuosas sierpes que se enredaban y enmarañaban entre ellas como serpientes en plena cópula.

La primera línea, añil, imprimía el tiempo. Cercano o lejano. Mucho o poco. Lapso temporal siempre con un principio y un final inexcusable y limitado. Se comenzaba ese día en el que los dados giraban, rebotaban y dictaban sentencia. Luego, el destino marcado por ellos revelaba cuándo se terminaba. Sigue leyendo

La ortografía sí es importante y punto

Hace unos días salió en los medios de comunicación una noticia muy interesante en la que se nos informaba de que a más de la mitad de los aspirantes a bombero de Burgos se le había suspendido por faltas de ortografía. Una vez hecho público este asunto, la polémica estaba servida.bomberos

La ciudadanía se dividió en dos bandos, como siempre, y las redes sociales empezaron a arder. Por un lado estaban aquellos que defendían que esto de la ortografía era y es una verdadera tontería porque para apagar incendios no es necesario escribir bien. Este fue uno de los argumentos más utilizados. Y por otro lado, estaban todos aquellos que lo veían como un toque de atención sobre la falta de interés por nuestro idioma y el preocupante nivel del sistema educativo español (se supone que las cuestiones suspendidas correspondían a un nivel de la enseñanza obligatoria básica que todos debemos haber hecho, incluidos los bomberos). Sigue leyendo

Metal

Hoy me apetece jugar. ¿Y a vosotros? Hace mucho, además, que no lo hacemos.

Sé que os gusta la sección ¿Qué ves? ¿Qué imaginas? y hoy nos lo vamos a pasar muy bien jugando a adivinar qué es lo que vemos y qué es lo que imaginamos.

Mirad la siguiente imagen.

metal1

¿Qué veis?

Parece de metal. Está borroso, como si se moviera, y brilla. Es un círculo del que sobresale una especie de bola con dos orificios bastante grandes y oscuros. El metal está arañado en algunas zonas y se ve cierta vejez en otras. Se usa.

Volved a mira la imagen y, después, cerrad los ojos.

¿Qué imagináis?

Sigue leyendo

Lo que el escritor calla cuando escribe

No sé si al leer una novela, un relato o una poesía, os habréis parado a pensar alguna vez que tras las palabras escritas, hay otras que no se dicen y se ocultan al lector.

escritorEl escritor, frente a la página en blanco, con la historia en su cabeza, va, poco a poco, perfilando la trama, los personajes y los hechos, y va construyendo un mundo que para él es cercano, palmario, pero que nunca, por mucho que quiera, podrá transmitir al lector de forma completa. Puede parecer un desacierto, pero en realidad es sin otra cosa una consecuencia lógica de la construcción de una historia. Sigue leyendo

¡Felices fiestas!

 

navidadOs deseo a todos que paséis unas felices fiestas y una entrada estupenda en el año nuevo.

Nos vemos después de la visita de sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Sed buenos para que os traigan muchas cosas.

¡¡Feliz Navidad y próspero 2017!!

El libro de los Baltimore (Joël Dicker)

Título: El libro de los Baltimore
Autor: Joël Dicker
Alfaguara (2016)

la-historia-de-los-baltimore«Si encontráis este libro, por favor, leedlo. Querría que alguien supiera la historia de los Goldman de Baltimore.»

Así empieza El libro de los Baltimore de Joël Dicker, una novela que no os podéis perder.

Yo tardé mucho en animarme a leerla por miedo a una decepción. Me gustó tanto La verdad sobre el caso Harry Quebert, que temí que este libro me defraudara y fui postergando su lectura. Ahora sé que fue un error. Me equivoqué. No solo no me ha defraudado, sino que me ha encantado.

En esta novela, Dicker nos narra la historia de las dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair. Los Montclair, de los que forma parte Marcus Goldman, el escritor protagonista de La verdad sobre el caso Harry Quebert, es una familia de clase media que vive en una pequeña casa en el estado de Nueva Jersey. Los Baltimore, prósperos y a los que la suerte siempre ha sonreído, habitan una lujosa mansión en un barrio de la alta sociedad de Baltimore. Estas dos ramas, tan diferenciadas, cambian por completo por culpa de un suceso que transformará por siempre sus vidas: el Drama.

Sigue leyendo

El reseñador delirante

Las reseñas literarias, en los últimos años, han sufrido una especie de mutación hacia la crítica destructiva sin compasión. Cada vez son más los que se animan con este género y reseñan libros para que otros puedan decidir si leer o no una novela, pero los hay que se olvidan del carácter didáctico, práctico y constructivo del género. Se han convertido en reseñadores delirantes en los que su persona, su prosa, su idea, su, su, su, es lo más importante y no el libro que han leído. La obra reseñada es secundaria. Un accesorio que les sirve como excusa para hablar en realidad, de sí mismos.uno-mismo

Hacer reseñas, aun a riesgo de parecer una “buenista”, desde mi punto de vista debería ser un ejercicio noble de consejo y análisis y no un lugar donde uno aprovecha para sacar fuera todo el rencor que tiene acumulado sobre este o aquel escritor o sobre una editorial en concreto. Últimamente he leído reseñas que me han dejado helada en las que lo importante no era el argumento del libro, sus personajes, la trama o la estructura. Eso quedaba relegado a la suelta incontrolada de ataques demoledores a cualquier cosa (portada, título, vida del autor, tipo de publicación, etc.), insultos soeces y llamativos descalificativos al literato y su obra. Sigue leyendo