Título: El día que se perdió la cordura
Autor: Javier Castillo
Suma de Letras (2017)

El día que se perdió la cordura es un thriller de suspense con toques románticos que ha tenido muchísimo éxito. Se publicó originalmente solo en Amazon y debido a sus ventas y buenas opiniones, las editoriales comenzaron a rifarse a su autor, Javier Castillo, por los derechos de la novela en papel. Al final, fue Suma de Letras la elegida

Eso le dio visibilidad y un público aún mayor. Le facilitó más ventas y fieles seguidores de su estilo, pero también, cómo no en los tiempos que corren, detractores con claros síntomas de padecer el síndrome MIA (trastorno por Mediocridad Inoperante Activa) empeñados en oscurecer, defenestrar o eliminar a todo aquel que pueda destacar. No obstante la tarea les va a ser complicada porque esta es una historia trepidante que mantiene al lector alerta y en vilo desde el principio hasta el final, no os engaño, y  que merece la pena que leáis. A mí me ha gustado. Me ha sorprendido y me ha parecido muy original.

El día que se perdió la cordura nos traslada al centro de Boston un 24 de diciembre y nos muestra a un hombre que camina desnudo con la cabeza decapitada de una joven. El doctor Jenkins, director del centro psiquiátrico de la ciudad, y Stella Hyden, agente de perfiles del FBI, serán los encargados de llevar a cabo una investigación que pondrá en juego sus vidas, su concepción de la cordura y que los llevará hasta unos sucesos fortuitos ocurridos en el misterioso pueblo de Salt Lake diecisiete años atrás.

Habréis leído por ahí opiniones que tachan la novela de mala por tener una trama demasiado compleja y retorcida. Y sí. La trama es así. Intrigante y bien urdida. ¿Por qué eso es malo? A mí me gustan las tramas difíciles y no los artificios carentes de chispa, planos, con un lenguaje tan uniforme  y monótono que aburre a los muertos. No todo va ser un simplón argumento de chico conoce a chica y ya está, o de poli persigue al malo y ya está. Más vida, más savia, más historia, por favor.

También dicen que tiene un final que no soluciona todas las preguntas. Bien. ¿Cuál es el problema? Algunas respuestas están incluidas en el desarrollo de la novela y solo hay que saber prestar atención a las cosas que se te dicen, y otras se explicarán, según tengo entendido, en un próximo volumen que estoy deseosa de leer. De todos modos, existe algo llamado imaginación. Usarlo genera gran cantidad de beneficios.

En fin. A mí me ha gustado mucho. Me parece que el autor ha sabido jugar con los tiempos y los personajes. Ha trenzado, con un lenguaje rico en matices, una trama compleja repleta de sorpresas y giros argumentales bien elaborados que llevan al lector a un final que, si bien no es cerrado, sí sacia la curiosidad y apaga el fuego.

Solo me queda pediros que decidáis, por vosotros mismos, si os gusta o no.

Leed y disfrutad. Sentid la cordura o perdedla

 

1 Comment on ““El día que se perdió la cordura” (Javier Castillo)

  1. Pingback: “El día que se perdió el amor” (Javier Castillo) – El jardín del sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: