Cosas de escritores

Hoy, a pesar de lo que pueda parecer por las fotografías que más abajo os pongo, no vamos a jugar a qué ves, qué imaginas. Sólo quiero que miréis la imagen conmigo y que disfrutéis de su belleza.

ángel1

Es una tumba del cementerio de Soria que me impresionó. Me dejó boquiabierta y no tanto por la ornamentación, el crucero o la valla, sino por el majestuoso ángel que la guarda. ¿Os habéis fijado en su tamaño? Es enorme. A su lado, uno parece un liliputiense.

Es hermosa, ¿verdad?

Siempre he creído que la forma en la que cada uno o su familia decide enterrar a alguien da mucha idea de cómo fue esa persona en vida. Hay tumbas que expelen amor y otras, soledad. Hay tumbas en las que el dinero rebosa, y las hay, más sencillas, donde se ve la falta de él.

Ángeles, cruces y tumbas. Un museo al aire libre que nos permite ver más allá de lo que a simple vista puede parecer.

ángel2

Un ángel señalando el cielo, a donde guiará, supongo, a los moradores de las tumbas que custodia. Un ángel con semblante serio, triste quizá, de pies desnudos que sentado sobre la lápida y envuelto en gasas marca un destino. ¿Todos irán a ese lugar o alguno se habrá torcido en el camino?

Los tiempos cambian y cada vez son menos las tumbas de este tipo. Por eso, cuando me encuentro con una así, no puedo evitar pensar en los románticos. Fueron su inspiración en muchos casos. Sus musas rondaban cementerios.

¡Qué sensación más placentera ver que esas musas, en realidad, siguen vivas!

Me gustó tanto esta tumba, tanto, que es parte de una historia en la que estoy trabajando. No os puedo contar nada de ella. De momento es un secreto que sólo mis dedos, mi mente y yo conocemos. Cosas de escritores. Da mala suerte hablar en demasía sobre lo que uno está escribiendo. Como os digo, cosas de escritores.

Anuncios

Un pensamiento en “Cosas de escritores

  1. También a mí siempre me han fascinado los cementerios, hasta los más insignificantes de pueblecitos chiquitos, emiten un algo especial. Tu monumento al ángel es soberbio, precioso, me encanta la piedra lavada por mil lluvias, barrida por vientos y ese envejecimiento refleja la realidad de la vida

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s