Libertad para la RAE

Atención. Los miembros de la RAE han sido secuestrados por seres extraterrestres de galaxias lejanas. Desde el bunker donde están encerrados, miran desolados cómo sus esfuerzos de años por mejorar nuestra lengua se vienen abajo. Sus sillones están ahora ocupados por sustitutos, seres transfigurados en sus personas que han comprendido que el lenguaje, la comunicación, nuestras palabras… son lo que nos hace fuertes.

Durante años hemos intentado superarnos. Leer y escribir lo mejor posible era para nosotros un signo de valentía, de saber hacer y de conocimiento. Todos, sin excepción, intentábamos corregir y enmendar aquello que no sabíamos decir correctamente y teníamos en la academia un referente al respecto. Pero eso ha cambiado. Ya la RAE ni limpia, ni fija ni da esplendor.

RAE_anuncio

Esos seres, no sólo han suplantado las identidades de los académicos de la RAE, también las de otros que caminan a nuestro lado hablando cada vez peor y forzando una cultura donde la lengua y sus palabras son meros adornos de los que se puede prescindir.

Quieren acabar con nosotros.

Así, la guardiana por décadas de la pureza del lenguaje ha tomado en los últimos tiempos decisiones cuestionables que allanan nuestro vocabulario, lo vulgarizan y premian el desconocimiento y la ignorancia.

En las últimas ediciones de su afamado Diccionario han incluido errores y coloquialismos, cuyo uso parece del todo inadecuado, que divulgan una forma de hablar barriobajera, poligonera y al más puro estilo “yo paso de hablar bien. Total. ¿Para qué sirve?”.

Con la excusa de que son palabras que durante años se han utilizado de forma habitual, su uso está extendido e incluso aparecen en textos de escritores de renombre, la RAE ha incluido “toballa”, “vagamundo” “asín”, “almóndiga”, “murciégalo” o “crocodilo”. Palabras que incluso el corrector del Word, que tantos quebraderos de cabeza da a veces, considera erróneas. Y curiosamente no está recogida “cocreta” que sí será una de las más extendidas.

Almóndiga

Bien, llegados a este punto de despropósito, esperamos que esos seres extraterrestres que dominan ahora la RAE pidan un rescate por nuestros académicos y que lo hagan pronto. Pagaremos, les recataremos y así podremos liberar la RAE para que, por nuestro bien, vuelva a ser lo que era. De lo contrario, estaremos abocados a un mundo sin palabras bonitas y correctas. Un lugar lleno de vulgaridad donde la importancia de nuestra lengua quedará reducida a cenizas. Que haya un gran porcentaje de población que se empeñe en no aprender ni conocer nuestras normas y palabras, no significa que debamos dejar que esos seres de galaxias lejanas bajen el listón y el nivel de nuestro lenguaje para adaptarse a esa masa.

Esperamos que lo ocurrido en la RAE no se extienda y esos seres no secuestren ningún organismo más. ¿Os imagináis si hicieran lo mismo con Tráfico? Como nadie sabe hacer bien las rotondas, cambiarían las normas para que todos pudiéramos hacerlas mal. Provocarían el caos que satisfaría a los menos hábiles, a los más torpes y descuidados y perjudicaría a aquellos que se molestan en aprender y hacer bien las cosas.

En fin, liberemos la RAE. Por nuestro bien y el futuro de nuestra lengua.

Anuncios

3 pensamientos en “Libertad para la RAE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s