Afrontar las críticas

Cuando uno termina su trabajo y lo hace público, sea éste de la índole que sea, se expone a las críticas. Da igual a que te dediques. Puedes ser cocinero, escritor, periodista, artesano, cineasta, escultor, arquitecto… Todo trabajo exhibido será observado, valorado, examinado y después será enjuiciado.

La crítica, según la RAE, es “el examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc.”, y aunque solemos asociar la palabra “crítica” a juicios generalmente desfavorables, no tiene por qué ser así. También existen las buenas críticas.

Bien_mal

Una vez aclarado esto, volvemos al motivo por el que escribo esta entrada. Se trata de saber o intentar, en la medida de lo posible y de la mejor forma, encajar y hacer frente a esas valoraciones, buenas o malas. Y es que tan negativo puede resultar no saber afrontar las malas críticas como creerse a pies juntillas las buenas.

Cuando uno recibe una mala opinión, puede estar en desacuerdo con ella. No creerla justa e incluso pensar que se trata simplemente de ganas de decir algo malo de alguien sólo por decir algo. Aun así, es bueno leerlas, analizarlas e intentar entenderlas. Eso puede llevarnos a valorar mejor nuestro trabajo y a corregir posibles errores cometidos ya que nadie es perfecto y es posible que en alguno hayamos incurrido. ¿Por qué no?

Hay valoraciones negativas muy bien hechas y a tener en cuenta porque que algo que haces no guste, no significa que sea malo o esté mal. Sencillamente no encanta o cautiva y es que, oye, para gustos los colores. Cada uno tiene sus preferencias y su forma de pensar. Lo que a ti te parece bien, a mí puede que no. Lo importante es no dramatizar.

drama1

También hay, cómo no, esas opiniones que uno no sabe ni cómo calificar, pero que el adjetivo que más les pega es el de destructivas. Sobre éstas, la mejor forma de afrontarlas es ignorarlas. A diferencia de una mala crítica constructiva, una destructiva sólo pretende hacer daño o mella en el artista. Eso al menos es lo que a mí me parece. Cuando una valoración está preñada de adjetivos despectivos, cargada de negatividad y rezuma soberbia o insolencia, tiendo a no hacerla caso. Reconozco que esto lo hago tras el enfado inicial porque todos tenemos nuestro corazoncito y no es plato de buen gusto recibir enjuiciamientos que tiran por tierra todo el esfuerzo y esmero que hemos puesto en nuestro trabajo. El enfado no te lo quita nadie, pero luego hay que pasar página.

Otro tipo de críticas, las que más nos gustan, debemos reconocerlo, son las buenas. Aquellas que alaban nuestro trabajo y que nos halagan y enaltecen. Está muy bien que nos sintamos elogiados, que nos gusten y las compartamos, pero al igual que ocurre con los juicios negativos, hay que saber entenderlas, valorarlas en su justa media y no recrearse sólo en ellas. Si uno se cree demasiado bueno, el mejor de los mejores, corre el riego de que el ego ocupe todo su tiempo, y que su creatividad y magia, aquello por lo que un día fue ensalzado, se desvanezca entre la egolatría y el narcisismo.

Las buenas críticas sientan bien, son agradables y refuerzan la convicción de seguir adelante con el trabajo que haces, sea cual sea, pero tampoco hay que caer en la lisonjearía sin medida. Todos los escalones a los que te eleven y te eleves, son fáciles de retroceder. Caer de la escalera no es difícil y cuanto más engreído y pretencioso te hayas vuelto, mayor será el golpe. Además, si uno sólo vive para esas críticas positivas y aduladoras, el día en el que desaparezcan, el sentimiento hondo de fracaso, de estrella caída y olvidada, será difícil de superar.

escalera

Ya veis que afrontar las críticas tiene lo suyo, pero, en el fondo, se trata solamente de utilizar el sentido común. Ni lo malo es tan malo, ni lo bueno tan bueno. Todo hay que saber valorarlo en su justa medida. Eso hará que seamos más objetivos no hundiéndonos frente a un mal juicio de valor (no hay que perder de vista que al final son opiniones) o que nos convirtamos en supuestas estrellas inalcanzables que están por encima del bien y el mal. Lo dicho. Sentido común. Lo importante es saber mantaner el equilibrio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s