Libros en el recuerdo (II)

Esta semana, como ya hicimos en octubre, en lugar de una reseña al uso vamos a regresar al pasado. Hablaremos de libros, claro que sí, pero lo haremos de cuatro que, por una cosa u otra, marcaron parte de nuestra infancia. Vosotros también tendréis libros así, seguro, por lo que os invito a participar. ¿Cuáles son los vuestros?

1- Un barco cargado de…:

Un barco cargado de...Se trata de un libro de texto utilizado en el colegio allá por los años 80 para la clase de lectura de 2º de EGB, si no recuerdo mal. Era de la editorial Casals. Yo todavía tengo el mío en casa y, de vez en cuando, será nostalgia, le echo un vistazo. En él podemos encontrar canciones populares, refranes, trabalenguas, cuentos cortos e incluso poesía. Fue mi primer acercamiento a Machado. Me encantaba y me encanta este libro cargado de historias y de aventuras.

2- Tanit (Nuria Albó):

TanitEsta novela llegó a mis manos gracias a mis profesores del colegio que, tras una operación de amígdalas, me lo regalaron con dedicatoria y todo. Desde entonces lo tengo y lo he leído muchas veces. Me caen bien Tanit y la vieja Perona.
El libro nos cuenta la historia de una niña llamada Tanit que tiene que aprender a arreglárselas sola porque sus padres trabajan todo el día fuera de casa. La niña pasa muchas horas sola y un buen día, investigando por ahí, en lo más profundo del bosque, se topa con la vieja Perona. Una mujer arisca y solitaria con la que entablará una extraña amistad cargada de ternura.

3- El pequeño Nicolás (René Goscinny) :

Los recreos del pequeño NicolásYa he hablado en anteriores ocasiones de estos maravillosos, con mayúsculas, libros. Me lo pasaba bomba con ellos. Son una serie de libros infantiles escritos por el francés René Goscinny, creador de personajes como Astérix y Obélix, e ilustrados por Jean-Jacques Sempé. Todos los libros cuentan historias cortas, narradas en primera persona por el propio Nicolás, un chico travieso de unos 6 años proveniente de una familia francesa de clase media durante los años 50, con las que desternillarte. Yo las recuerdo con mucho cariño y no me importa reconocer que hoy todavía me rio con Nicolás y sus amigos. Nunca hay que dejar de ser niño.

4- Elige tu propia aventura :

Elige tu aventuraSon una estupenda serie de libros juveniles que a la vez eran un juego. En ellos, el lector tomaba decisiones sobre cómo iban a actuar los personajes modificando la trama y, por supuesto, el resultado final. Recuerdo que en algunos capítulos se te sugerían varios caminos a seguir tipo: si decides esto, pasa a la página x o si decides esto otro, pasa a la página x. De esta forma, en el fondo, el libro duraba muchísimo porque podías volverlo a leer con unos ojos nuevos y cambiar el final.

 

Por esta vez hemos terminado. Seguro que me dejo un montón de libros interesantes en el tintero, pero no hay problema. Ya habrá tiempo para rebuscar más en nuestra memoria y recordar todas esas aventuras con las que disfrutamos y emprendimos de niños. Y prometo que en próximas entregas intentaré acercarme a la adolescencia donde también hay muchos libros interesantes que nos acompañaron como Historias del Kronen o Boquitas pintadas.

Libros en el recuerdo (I)

Anuncios

Un pensamiento en “Libros en el recuerdo (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s