La resaca literaria

headDicen que la resaca literaria es la imposibilidad de iniciar un nuevo libro cuando todavía estamos viviendo en el mundo del libro anterior, pero yo añadiría que también es la imposibilidad de comenzar a escribir una nueva historia cuando todavía vivimos en la anterior. Hemos puesto el punto y final a un proyecto que nos ha llevado mucho tiempo y esfuerzo y ahora, frente al papel, no somos capaces de escribir nada. No sólo afecta al lector, también al escritor.

Durante las últimas semanas, al menos, eso es lo que a mí me ha pasado.

Cada vez que mi mente pensaba en crear algo nuevo, diferente, una historia de la que partir… no conseguía concentrarme y a mí sólo acudían imágenes de lo que acababa de escribir. Cierto que el proyecto que ahora está en fase de revisión en las manos de mi correctora particular, como yo la llamo, es uno de los más difíciles a los que me he enfrentado. La historia me engulló, me apasionó y me enamoró. Y debo confesar que cuando acabé la novela, por primera vez desde que escribo, un hondo sentimiento de pena me invadió. Sentía que no podía dejar que aquella historia que tenía entre manos y a la que había dedicado tantas y tantas horas, con la que había soñado, despierta o dormida, que había imaginado y en la que había vivido, se alejara.

mundoEsa incapacidad para dejar ir lo escrito, para que comience una nueva andadura por otras manos, hizo que durante semanas no fuera capaz de concebir una idea nueva. Eso, desde mi punto de vista, también es resaca literaria.

Leí viejos textos, historias pasadas guardadas en un cajón, relatos inacabados de esos que por una cosa u otra uno nunca es capaz de terminar, pero ninguno de ellos me sirvió para superar esa resaca. Quizá por eso proliferan las sagas, pensé en un momento dado. Así uno no tiene que abandonar el mundo creado y escrito, sus personajes y sus vidas.

Al final, ante mi torpeza para elaborar algo nuevo, dejé de querer crear. ¿Qué otra cosa podía hacer? Cada vez que una ocurrencia volaba por mi imaginación, queriendo arraigar, se parecía a la anterior, a la ya terminada, a la ya escrita, y acababa siendo una mala copia. No podía permitirlo. Dejé de querer crear y sólo esperé que la resaca se marchara por sí sola, sin forzarla. Y funcionó.

imaginaciónUna comida, una palabra, una idea, sin más, sin previo aviso, sin llamar antes a la puerta, reclamó mi atención. La dejé irrumpir en mis pensamientos y la visualicé. La comenté en voz alta y así, de la forma más sencilla, la resaca se fue y una nueva historia con buena pinta emergió con fuerza en mi cabeza. Ahora toca investigar, leer, preguntar y aprender. Luego ya escribiremos.

La resaca literaria de lectores y escritores viene a ser parecida porque cuesta mucho olvidar y dar portazo a una buena historia, sobre todo si ésta te caló, te engulló y te ayudó a soñar. Pero pasa. Al final, pasa y se va.

Anuncios

2 pensamientos en “La resaca literaria

  1. Bendita resaca, tanto la de una parte como la de la otra. Suscribo el modo de exponer cada punto, y como expones se necesita un parón para que baje la intensidad. Aprovecho para desearte lo mejor para este nuevo año recién comenzado, que venga cargados de éxitos y de historias increíbles. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s