Estafas en concursos literarios (Primera parte)

Dinero1 (http://mrg.bz/MVX7nL)En la literatura, como en cualquier otro ámbito de la vida, existen persona o personajes que, aprovechándose sobre todo de la inexperiencia de escritores noveles y de sus sueños, se dedican a estafarles. Hombres y mujeres sin escrúpulos que bajo la falsa apariencia de editoriales serias juegan con las ilusiones de los incautos literatos que desean ver su obra publicada.

Gran cantidad de este tipo de individuos ha invadido el mundo literario por lo que me parece adecuado advertiros de los principales tipos de estafa que existen actualmente. Hay más, pero sólo os hablaré de los más escandalosos y frecuentes relacionados todos ellos con concursos literarios. Así podréis estar atentos y en alerta para que nos os suceda.

Antes de pasar a describiros los tipos de estafa, quiero dejar claro que la mayoría de las editoriales son serias, honradas, decentes y trabajan bien.

1) No ganas, pero si pagas…

Un escritor participa en un concurso literario con su obra. Envía su trabajo y espera. Llega la fecha de anuncio de los ganadores y su nombre no aparece entre los afortunados. Se entristece y decepciona durante unos días, como es normal, pero la editorial organizadora del concurso le dará una sorpresa. Nuestro joven escritor recibirá un correo que le dirá:

“El motivo de esta carta (…) es el de informarte de que, a pesar de que tu obra no ha resultado vencedora, sí que ha recibido una valoración positiva por parte de nuestro jurado.

A raíz de esta valoración queremos ofrecerte la posibilidad de realizar una coedición con nosotros (…) De hecho, es una fórmula que está funcionando bastante bien, a la que se han acogido ya un buen número de autores y en su mayoría han quedado satisfechos (…)”

Hucha (http://mrg.bz/SbKLMc)Es decir, que tu obra no es lo suficientemente buena como para ganar el concurso o quedar entre los finalistas a los que se supone sí editarán, pero es lo bastante buena como para que te pidan dinero por editarla. Si pagas, se publica.

Mi consejo es que no aceptéis este tipo de propuestas. ¿Pagarías por un puesto de trabajo? Me imagino que no, por lo que en este caso es lo mismo. Además, en muchos de estos concursos, casualmente, las obras que resultan ganadores, nunca se publican. Eso hace pensar que quizá se trata de concursos gancho para localizar escritores ingenuos y nuevos con muchas ganas de darse a conocer y pocos recursos.

2) Ganas o eres finalista, pero la obra sólo se publicará previo pago.

Este caso es muy similar al anterior en el modo de funcionamiento de la editorial organizadora, pero difiere respecto a las características de los afectados ya que se trata de ganadores y finalistas. Estos, tras haber ganado el certamen y estar muy contentos, recibirán, al de pocos días de hecho público el fallo, un mensaje que les quitará la alegría de golpe.

Se les comunicará que, para poder publicar su obra, deberán aportar una cantidad de dinero para sufragar los gastos de edición y publicidad. Las excusas para pedirlo suelen ser mil, pero ahora están de moda las relacionadas con la actual situación económica del país. Algo como:

“(…) nos gustaría tener la capacidad económica para publicar todo aquello que quisiéramos asumiendo los gastos nosotros, pero la actual coyuntura del mercado editorial y las dificultades por las que atravesamos lo imposibilitan (…)”.

Caja (http://mrg.bz/dQeQNn)Por lo tanto, si pagas, te publicarán. Y si no pagas, a pesar de haber ganado o resultado finalista, te quedarás fuera. Pero llegados a este punto hay que aclarar que se pueden dar varias situaciones, aun pagando. Por un lado, puede suceder que tu obra se publique, no obstante la calidad de la misma, el servicio y la publicitación suelen, en la mayoría de estos casos, dejar mucho que desear. Y por otro, puede ocurrir que la supuesta editorial se quede con todo el dinero, cierre, desaparezca y tu obra nunca jamás vea la luz.

Así que, ojo. Mucho ojo. Reitero lo dicho en el anterior apartado. Si te piden dinero, aléjate porque ya vendrán otras oportunidades.

Hasta aquí la entrada de hoy. La semana que viene volveré a hablaros de este tema y trataré de explicaros de la mejor forma posible las estafas de las antologías cooperativas no anunciadas y de los concursos fantasma. Este último tipo es de lo más curioso.

Anuncios

8 pensamientos en “Estafas en concursos literarios (Primera parte)

  1. Pingback: Estafas en concursos literarios (Segunda parte) | El jardín del sur

  2. Te agradezco la información. Yo he empezado a escribir el 10 de julio de 2013. Me estoy presentando a concursos literarios.
    Me han dicho q los concursos están amañados y no merece la pena presentarse.
    No me puedo creer q todos elijan como ganador a una persona predeterminada.
    Me puedes decir en cuáles concursos no se hace trampas?
    Te lo agradecería mucho.
    Mi página web es megustanlosrelatos.wordpress.com

    Me gusta

    • Hola amiga:
      Me alegro de que te haya resultado útil la entrada. Ése es el objetivo de este blog: ser de utilidad y entretener.
      Decirte que no puedo darte los nombres de los concursos que me pides ya que yo no sé cuáles están limpios y cuáles no. En principio, confío en que todos lo están. Un consejo fundamental a seguir es que antes de mandar tu trabajo a cualquiera de ellos, leas las bases con detenimientos y busques información en internet sobre la editorial organizadora (en foros, blogs, etc.) para ver qué es lo que dice la gente de ellos. Lo que sí te puedo decir es que si te piden dinero, huyas. Siento no poder ser de más ayuda.

      Me gusta

  3. Pingback: Un lugar especial en ¿Qué ves? ¿Qué imaginas? | El jardín del sur

  4. Me gustaria saber como se puede reclamar Judicialmente sobre esto… si lo hacen es porque tienen que tener algun texto legal sacado de la chistera por si acaso no?. Se suelen firmar algun escrito donde se les da plenos pdoderes para hacer lo que les salga de las narices a todos los efecto?

    Me gusta

    • Hola Lynch:
      Siento haber tardado en responder. Ayer tuve un día liado. Gracias por leer el blog y comentar.
      Decirte que es difícil lo de la reclamación judicial. A veces se pude hacer. Un ejemplo sucedió en 2006 cuando un hombre fue detenido por recibir pagos para publicar unos relatos mediante una antología, tras la convocatoria de un concurso literario, que nunca llegaron a la imprenta.
      Otro caso del que te puedo hablar es uno que me sucedió a mí personalmente. Participé en un concurso, gané uno de los premios y, después de meses de espera, la editorial estaba desaparecida en combate. No había dinero de por medio ni nada firmado, por lo que poco se podía hacer. Aun así, otro participante le hizo llegar al dueño de la empresa una carta amenazándole con tomar acciones legales si no explicaba qué sucedía. Entonces dio señales de vida. Se disculpó, comunicó el cierre oficial y listo. A otra cosa.
      Todo depende de las bases del concurso, de lo que firmes, en caso de que llegues a firmar algo, etc. En la mayoría de casos se trata de una estafa moral. Es decir, éticamente deleznable, pero legalmente correcta. Por ejemplo, que no ganes un concurso y la editorial organizadora se ponga en contacto contigo para ofrecerte publicar a cambio de dinero, te puede parecer mal, inmoral y deshonesto, pero es legal. En ti está aceptar o no. Por eso es muy importante leer bien las bases, investigar a la editorial que lo organiza, leer y revisar con detenimiento todo lo que te den a firmar en caso de que se tenga que firmar algún documento o decidas hacer un contrato con ellos… Hay que estar atento y no perder nunca de vista que aunque para nosotros publicar es un sueño, para las empresas es un negocio.
      Un saludo.

      Me gusta

  5. Yo lo tengo muy claro: no me presento a concursos. Prefiero mandar mis textos a revistas literarias y que las publiquen gratuitamente. Así al menos tienes la satisfacción de que te leen y tu nombre va sonando.

    Me ocurre igual con la publicación: jamás he mandado uno de mis textos a una editorial. Todo el esfuerzo y tiempo de espera que requiere prefiero emplearlos en autopublicarme.

    Interesante entrada. Gracias. 🙂

    Ana.

    Me gusta

    • Hola Annabolox:
      Gracias a ti por leer y comentar el blog.
      Desde mi punto de vista no hay que perder oportunidades de darse a conocer. Participar en revistas, blogs, etc. es una buena manera de hacerlo, pero yo no dejaría de lado los concursos. También pueden ser un buen trampolín. En esta entrada se habla de malos concursos, sin embargo los hay buenos.
      Sobre las editoriales, el asunto es más complejo porque entran en juego muchísimos factores. Hay muchos escritores que de un tiempo a esta parte han decidido autopublicarse, y no les va nada mal. Otros, en cambio, siguen prefiriendo una publicación clásica. Es un tema lleno de grises.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s